martes, 26 de junio de 2012

Gonzalo Rojas fué niño alguna vez


Orompello. Orompello.
El viaje mismo es un absurdo. El colmo es alguien
que se pega a su musgo de Concepción al sur de las estrellas.
Costumbre de ser niño, o esto va a reventar con calle y todo,
con recuerdos y nubes que no amé.
Pesadilla de esperar
por si veo a mi infancia de repente.

6 comentarios:

Alandroide dijo...

Trabajazo. Collage a fuego, como todo lo que haces.

Sé feliz :)

Isabel Hojas dijo...

Otra poesía querida Carmencita,
una preciosidad.

Niño Gusano dijo...

Unas imágenes muy interesantes.
Tengo que ver este blog con más detenimiento.

Saludos 8D

Evangelina Prieto dijo...

Cuánta alegría admirar cada belleza de tus manos querida Carmen. Precioso!

Patricia González Palacios dijo...

Lindo! un besito.

Dondevivenloslibros dijo...

Hola Carmen, te escribo desde Buenos Aires. Te subí a nuestro blog http://hacemeundibujo.blogspot.com.ar/ donde difundimos artistas y sus trabajos. Saludos Carola