miércoles, 25 de septiembre de 2013

El Dios abandona a Antonio



Cuando de pronto a medianoche oigas
pasar  una invisible compañía
con admirables músicas y voces,
no lamentes tu suerte,
tus obras
fracasadas, las ilusiones
de una vida que llorarías en vano.

Como dispuesto desde hace mucho, como un valiente
despídete de Alejandría que se aleja.
Y sobre todo no te engañes,
nunca digas que fue un sueño,
que tus oídos se confunden,
a tan vana esperanza no desciendas.
Como dispuesto desde hace mucho, como un valiente,
como quien  digno ha sido de tal ciudad,
acércate a la ventana con firmeza
y escucha con emoción,
mas nunca con lamentos o  quejas de  cobarde
la música exquisita de esa tropa divina,
y saluda , saluda a Alejandría
que así pierdes. 

3 comentarios:

catalina silva dijo...

Me encanta... Tantísimo!!
Un beso carmen y un abrazo también :)

Patricia González Palacios dijo...

Pasaba por aquí y como no dejar un beso a esta amiga!!. Cariños

loro dijo...

👏👏👏👏👏👏👏👏👏